Book Creator

Actividad final de ética

by Benja García

Cover

Loading...
Materia: Ética en enfermería
Profesora: Cristina Ardovini
Grupo: 3
Alumnos: García Calderón Cristian, Marenzana Nadia, Vera Aldana.
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4-6

Cuidados paliativos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8-12

Eutanasia, Ortotanasia, Distanasia . . . . . . . .13-14

Opiniones a favor y en contra . . . . . . . . . . . .15-16

Autonomía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16-18

Consentimiento informado . . . . . . . . . . . . . . 19-20

Ley de muerte diga . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21-23

Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24-25
Indice
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4-6

Cuidados paliativos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8-12

Eutanasia, Ortotanasia, Distanasia . . . . . . . .13-14

Opiniones a favor y en contra . . . . . . . . . . . .15-16

Autonomía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16-18

Consentimiento informado . . . . . . . . . . . . . . 19-20

Ley de muerte diga . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21-23

Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24-25
4
Introducción
Se denomina enfermedad terminal al padecimiento progresivo e irreversible, que no puede ser curado con los tratamientos existentes y que tiene un pronóstico de vida inferior a seis meses. Se dice que esta enfermedad ha llegado a su fase terminal cuando se habla de un pronóstico de meses. La fase preagónica cuando se habla de semanas que quedan de vida. La fase agónica cuando quedan días de vida.

La necesidad de cuidados paliativos (aquellos que buscan mejorar la calidad de vida o se dirigen a controlar los síntomas), o bien la significación de los mismos, se re evaluó en la actualidad gracias al consentimiento informado, debido que hasta hace unas pocas décadas existía la costumbre de engañar a los enfermos, nadie los acompañaba en su intimidad, los médicos no se solían involucrar en la muerte de los enfermos. En la actualidad, los profesionales tienen que asumir una nueva función de acompañamiento y cuidado parmente, de esto se tratan los cuidados paliativos. Los cuidados en la fase agónica intentan mejorar la calidad de la muerte, pueden tener riesgos importantes y consecuencias vitales.

Gracias a este cambio de paradigma sale a la luz la importancia de brindarle a la persona la posibilidad de una “muerte digna”, y aunque muchas asociaciones la relacionan con la eutanasia activa,
en nuestro país la 26.529. Tal y como fue explicada previamente, habla de lo que se considera muerte digna en la nación. Surgieron así, en muchos países, instituciones llamadas hospices para atender de forma integral a aquellos enfermos terminales, con principios diferentes a las instituciones con fines curativos:

•Asistencia integral con fines no curativos, teniendo en cuenta los aspectos físicos, psicológicos, sociales y espirituales.

•La participación del paciente en el tratamiento.

•Atención unitaria del paciente junto con su familia, incluido el duelo familiar posterior al fallecimiento.

•Funcionamiento como equipo interdisciplinario las 24 horas al día.

•Control del dolor y alivio de los síntomas.

•Atención accesible económicamente para cualquier enfermo.

Para desarrollar el rol de cuidador es necesario mantener la ansiedad bajo control, no dejar que nos domine la angustia y nos aleje o distancie de lo que la otra persona está transitando. Para acompañar a enfermos terminales, es necesario:

•Ser capaces de contemplar la muerte con alguna serenidad, reconociendo las propias actitudes y reacciones.
5
en nuestro país la 26.529. Tal y como fue explicada previamente, habla de lo que se considera muerte digna en la nación. Surgieron así, en muchos países, instituciones llamadas hospices para atender de forma integral a aquellos enfermos terminales, con principios diferentes a las instituciones con fines curativos:

•Asistencia integral con fines no curativos, teniendo en cuenta los aspectos físicos, psicológicos, sociales y espirituales.

•La participación del paciente en el tratamiento.

•Atención unitaria del paciente junto con su familia, incluido el duelo familiar posterior al fallecimiento.

•Funcionamiento como equipo interdisciplinario las 24 horas al día.

•Control del dolor y alivio de los síntomas.

•Atención accesible económicamente para cualquier enfermo.

Para desarrollar el rol de cuidador es necesario mantener la ansiedad bajo control, no dejar que nos domine la angustia y nos aleje o distancie de lo que la otra persona está transitando. Para acompañar a enfermos terminales, es necesario:

•Ser capaces de contemplar la muerte con alguna serenidad, reconociendo las propias actitudes y reacciones.
6
•Aceptar que la vida humana puede tener valor y sentido incluso durante sus últimos días. Y que siempre puede llenarse de cualidades y pensamientos o sentimientos estimables, por lo que el proceso de morir no debe ser visto con una negatividad absoluta sino como la fase final e inevitable del crecimiento humano.

•Considerar a la persona transitando esta etapa como alguien que tiene algo importante que enseñar.

Acercarse con serenidad a los enfermos terminales puede ser también un proceso liberador y de enseñanzas para toda la vida. Nos ayuda a entender que aunque no podemos dar más tiempo a nuestra vida, siempre podemos dar más vida a nuestro tiempo.
PrevNext