Book Creator

El tercer asalto

by Grupo 2

Cover

Loading...
El tercer asalto
Loading...
Loading...
Loading...
Grupo 2
Lorena Silva, Mariana Cabrera, María del Sol Sánchez, Francesca Gensollen, Fernando Díaz
El asalto al puente
Pablo y Jaime planearon encontrarse con María luego de la clase de matemáticas. Necesitaban hablar con urgencia con ella sobre la letra V del casco, el cofre y todo lo demás, porque todo tenía una pinta sospechosa y espeluznante. Ellos sentían que la policía no hacía su trabajo de buscar pistas e investigar más, y que sólo ellos eran los únicos con la valentía necesaria para desvelar el misterio del casco y el cofre. 

Pero por ahora, solo se concentraran en resolver sus ecuaciones y que el Orejas no los encuentre conversando en clase.

Al cabo de 25 minutos y 16 ejercicios que parecieron interminables, tuvieron su segundo recreo. Sacaron cada uno un pan de sus loncheras, una libreta y un lapicero para anotar las ideas que se les pudieran venir a la mente.
El tema ahora era decirle a María que comiera con ellos y les ayude a resolver el misterio. No querían interrumpir la animada charla que ella estaba teniendo con sus amigas, Ana y Cristina. O al menos Jaime no quería perturbar la charla de María. Pablo, sin vacilación, fue a llamarla.

- María, ven apúrate que tenemos que discutir un montón de cosas.
- ¡Pero estoy hablando con mis amigas, hombre! ¿ No puedes esperar un segundo?
- Apuesto que a ellas no les importaría si te quedas con nosotros por solo un recreo, ¿O me equivoco?, ¿Ana, Cristina? - Preguntó Pablo con aires pícaros.

Pero qué insolente era su amigo, pensó Jaime. ¿No podía esperar acaso a que las clases terminarán y fueran con ella a su casa?
- Pablo, no las fastidies, que podemos hablar con María luego. - mencionó Jaime con aires de reproche. 
- No, no, no nos importa - Dijo Cristina - Pueden quedarse a María en este recreo. 
- Ay, gracias chicas. Nos hablamos luego, ¿qué os parece?  ¡Chau! - Y María fue corriendo a dónde estaban Pablo y Jaime.

Bajaron desde su salón tres pisos para llegar al patio. Jaime casi se resbala al descender tan rápido. ¡Pero qué desesperado estaba su amigo! Ya llegando al primer piso, decidieron sentarse en la banca más alejada para que nadie les oyera conversar.

Comenzó María a hablar sobre sus hipótesis respecto a la letra V del casco.

- Podría formar una palabra, código, clave, dirección, horario… ostias ¿¡Qué no podría significar!?
- Porque, digo, es extraño que alguien vaya al arco de Santa María y a la Catedral sin robar nada, y creo que todos estamos de acuerdo con eso. - admitió María.
- Hay tantas opciones que me va a explotar la cabeza, ¿por qué no mejor se lo dejamos a los oficiales?
- No, ya discutimos esto, nadie más va a hacer nada. Es mejor investigarlo por nuestra cuenta. -dijo Pablo empezando a cabrearse.
- Continuando con el tema… ¿ Y si la V es un número? Ya sabéis, V en romano es 5, quizá significa algo. 
- ¿La dirección del próximo asalto? -aventuró Pablo.
- ¿Te refieres a la ubicación? Puede que sea la cuadra 5 de alguna avenida. Tal vez la avenida del Cid. -dijo Jaime.
- ¿Y si también incluye la hora del asalto? Puede que sea allí a las 5 -comentó emocionada María. 
- ¡Y justo hoy estamos 5! - Gritó Pablo.
- Ya, pero ¿y si forma una palabra?. El Cid era de Vivar, Quizá en el cofre hay una I. - preguntó nervioso Jaime, quien no quería arruinar el momento de Pablo.
- Pero la I también es un número en romano. ya sabes, el uno. -mencionó María.
- ¡Eh, parad un segundo! No sabemos que hay o no hay en el cofre ese que robaron. Deberíamos ir a la catedral a investigar. -menciona pablo.

Y justo suena la campana del término del recreo. Les toca dos horas con la Merceditas. 
PrevNext