Book Creator

Artículo mensual de Logoterapia. Septiembre, 2023

by Mauro Micheletti

Cover

Loading...
© Centro de Análisis Existencial "Viktor Frankl", 2023
08
Bienvenidos
a nuestro artículo mensual
El Centro de Análisis Existencial de Rosario es una institución dedicada al estudio y aplicación de la Logoterapia, corriente psicológica desarrollada por el filósofo y psiquiatra austriaco Dr. Viktor Frankl.

Desde el año 2006, realizamos diversas actividades formativas con el objetivo de difundir la Logoterapia y sus principios.

Con este mismo horizonte, nos lanzamos en esta nueva propuesta: publicar un artículo temático mensual con el objetivo de aportar desarrollos teóricos y brindar herramientas y conocimientos para todos.

Esperamos sea este un aporte a la difusión y profundización de la Logoterapia.
¡Hora de disfrutar la lectura!
Acerca de la neurosis colectiva:
continuidad y novedad
por Ps. Mauro Micheletti
En su crítica de la sociedad contemporánea, Viktor Frankl pone énfasis en los riesgos del nihilismo y en su relación con el vacío existencial y las neurosis colectivas.
Expresa que el nihilismo se manifiesta como un “nada más que”, con la pérdida o el rechazo de la dimensión trascendente y noética del ser humano. El auge del relativismo (que es una variante del nihilismo) trajo como aporte la caída de lo que aparentemente era absoluto, pero a su vez conllevó un adormecimiento de
las conciencias de las personas. Nos encontramos con la represión de la sana tensión entre el ser y el sentido, entre el sujeto y el horizonte de valores que interpela en las diversas situaciones que atraviesa todo hombre y toda mujer.

Frankl plantea la existencia de un tipo peculiar de neurotismo, propio de la época, al que llama neurosis colectiva (Frankl, 1992). En ella podemos situar un desdibujamiento o miedo a la libertad y una actitud de huida de la responsabilidad (Frankl, 2007). A la hora de caracterizar este tipo de mentalidad colectiva ubica cuatro síntomas o actitudes existenciales principales: la actitud provisional ante la existencia, la postura fatalista
ante la vida, el pensamiento de masa o colectivista y el fanatismo. Podríamos decir que los hombres de hoy no piensan por sí mismos, más bien reproducen ideas sin elaborar una visión personal de los acontecimientos, no entienden la vida como un desafío o una tarea sino como algo fugaz que hay que consumir y disfrutar compulsivamente, entienden que todo suele estar predeterminado sin poder introducir ninguna modificación, y por último,
En su crítica de la sociedad contemporánea, Viktor Frankl pone énfasis en los riesgos del nihilismo y en su relación con el vacío existencial y las neurosis colectivas.
Expresa que el nihilismo se manifiesta como un “nada más que”, con la pérdida o el rechazo de la dimensión trascendente y noética del ser humano. El auge del relativismo (que es una variante del nihilismo) trajo como aporte la caída de lo que aparentemente era absoluto, pero a su vez conllevó un adormecimiento de
las conciencias de las personas. Nos encontramos con la represión de la sana tensión entre el ser y el sentido, entre el sujeto y el horizonte de valores que interpela en las diversas situaciones que atraviesa todo hombre y toda mujer.

Frankl plantea la existencia de un tipo peculiar de neurotismo, propio de la época, al que llama neurosis colectiva (Frankl, 1992). En ella podemos situar un desdibujamiento o miedo a la libertad y una actitud de huida de la responsabilidad (Frankl, 2007). A la hora de caracterizar este tipo de mentalidad colectiva ubica cuatro síntomas o actitudes existenciales principales: la actitud provisional ante la existencia, la postura fatalista
ante la vida, el pensamiento de masa o colectivista y el fanatismo. Podríamos decir que los hombres de hoy no piensan por sí mismos, más bien reproducen ideas sin elaborar una visión personal de los acontecimientos, no entienden la vida como un desafío o una tarea sino como algo fugaz que hay que consumir y disfrutar compulsivamente, entienden que todo suele estar predeterminado sin poder introducir ninguna modificación, y por último,
"Los roles sociales aparecen difusos, volátiles, desanudados.
Pero no sólo esto, sino que la ambigüedad es una realidad presente a la hora de poder ubicar las identidades."
"El avance (aparentemente imparable) de la inteligencia artificial parece apuntar a combatir la creencia de que el ser humano es la única especie capaz de realizar algunas funciones mentales superiores y complejas"
entregan la libertad personal en manos de cualquier totalitarismo moderno o de moda.

Si bien la neurosis colectiva no es una neurosis clínica, es decir, una neurosis en sentido estricto, esto no significa que la persona tarde o temprano no se vea conflictuada o inmersa en un sufrimiento penoso y costoso (Frankl, 1992).

Ahora bien, podemos ensayar conceptualizar algunos
rasgos o modos nuevos de manifestación de la neurosis colectiva, junto con los ya descriptos por Frankl. Nos referimos, en primer lugar, a la ambigüedad como elemento presente en la configuración de las identidades contemporáneas y en la modalidad vincular predominante. El término viene de ambiguus y significa “que puede entenderse de varios
modos o admitir distintas interpretaciones y dar, por consiguiente, motivo a dudas, incertidumbre o confusión”. Fundamentalmente, podemos encontrar la ambigüedad como rasgo en las relaciones afectivas, en donde cada vez más resulta difícil poder nombrar o caracterizar dichos vínculos, ya sean de naturaleza amorosa o de filiación. Los roles sociales aparecen difusos, volátiles, desanudados.
Pero no sólo esto, sino que la ambigüedad es una realidad presente a la hora de poder ubicar las identidades, ya sean personales, sexuales, institucionales, culturales; hablamos entonces de una suerte de difusión de las identidades.
La caída de las tradiciones ha comportado una pérdida de referencias, dejando a la persona con la tarea
PrevNext