Book Creator

Quijote

by Adrián Arroyo Espinar

Cover

Loading...
El Don Quijote en la cueva de Montesinos, a la venta de Celemín
Loading...
El día 26 de octubre Don Quijote y Sancho partieron desde una venta situada en La Solana, llamada Federico Romero. Don Quijote y Sancho iban montados en un carro lujoso, que se lo había prestado su amigo Julián.
Era un día muy caluroso, Sancho iba medio muerto de desmayo y de la falta de agua, en cambio Don Quijote iba tan ancho y tan pancho, y más contento que la felicidad.
De repente llegaron a un terreno en el que había una especie de ondura, pero Don Quijote no tuvo miedo y...
Sancho coge una cuerda ata a Don Quijote y Don Quijote se prepara para entrar en esa ondura.
Cuando ya había entrado unos 14 metros bajo un poco y se imagino ese pedazo de cristal o cuarzo, al que ha el se le presentó como un castillo de cristal. Luego apareció en su imaginación un conde con larga barba blanca y con una gran túnica negra. Al que Don Quijote se preparó con su espada a luchar contra él, pero el conde no era ni más ni menos que El Mago Merlín. Que estaba allí por motivo de encantar a cualquiera.
Más tarde cuando Merlín se canso de Don Quijote, se le ocurrió que encantandolo con un echizo podría derrotarlo y así fue, cuando Sancho sacó a Don Quijote de la cueva Don Quijote estaba dormido.
Luego Don Quijote estaba tan cansado de batallar con el mago Merlín, que se le ocurrió ir a la preciosa y lujosa VENTA DE CELEMÍN, que se situaba a dos kilómetros de allí. Pero en su lujoso caro de gobernadores se les hizo el camino de como si hubieran dado nada más que dos pasos. Después, cuando ya habían llegado a la venta, dieron un gran suspiro y hai unas personas estaban leyendo, hablando, y comentando sobre el libro de Don Quijote, y como no Don Quijote les preguntó cómo se llamaba y que había pasado con el tal Maese pedro y una de las personas que estaba allí le dijo que estaba en una calle llamada Don Quijotin. Más tarde al entrar dentro de la venta desayunar on, Sancho un gigantesco bocadillo de chorizo y sin embargo Don Quijote, sólo una tortilla. Luego siguieron su camino, también, buscando una preciosa cáscara de una única nuez en todo el mundo, que si la quemaba de dentro de ella nacía un precioso diamante, que se lo podría regalar a dulcinea. Y así fue, siguieron su camino...
Luego Don Quijote estaba tan cansado de batallar con el mago Merlín, que se le ocurrió ir a la preciosa y lujosa VENTA DE CELEMÍN, que se situaba a dos kilómetros de allí. Pero en su lujoso caro de gobernadores se les hizo el camino de como si hubieran dado nada más que dos pasos. Después, cuando ya habían llegado a la venta, dieron un gran suspiro y hai unas personas estaban leyendo, hablando, y comentando sobre el libro de Don Quijote, y como no Don Quijote les preguntó cómo se llamaba y que había pasado con el tal Maese pedro y una de las personas que estaba allí le dijo que estaba en una calle llamada Don Quijotin. Más tarde al entrar dentro de la venta desayunar on, Sancho un gigantesco bocadillo de chorizo y sin embargo Don Quijote, sólo una tortilla. Luego siguieron su camino, también, buscando una preciosa cáscara de una única nuez en todo el mundo, que si la quemaba de dentro de ella nacía un precioso diamante, que se lo podría regalar a dulcinea. Y así fue, siguieron su camino...
Cuando llegaron donde se encontraba la nuez, y no vieron nada se decepcionaron mucho, pero siguieron a delante y se encontraron un lugar en el que había mucho cuarzo y Sancho dijo:
- Mire Don Quijote, esto es cuarzo, se parece al diamante.
Y Don Quijote dijo:
- Vamos a ser ricos Sancho, con todo esto.
Pero algo se le pasó por la cabeza a Don Quijote y siguieron adelante, destino a su casa,porque estaban cansados, débiles y resfriados.
PrevNext