Book Creator

Sombras de Redención

by Ana Victoria

Pages 4 and 5 of 113

CAPITULO 1
Misterioso Inconveniente


El sol abrasador se alzaba en el cielo mientras el grupo de cinco
amigas viajaba por una solitaria carretera. La emoción y la risa llenaban el
interior del coche, pero de repente, el motor se apagó y el vehículo se detuvo
en seco. Miraron con incredulidad mientras el humo salía del capó.

-¡Oh, no! —exclamó Laura, la más decidida del grupo—. ¿Qué vamos a
hacer ahora?

Miraron a su alrededor y vieron un pequeño pueblo a lo lejos.
Aunque parecía abandonada, la posibilidad de encontrar ayuda era demasiado
tentadora.
Tal vez podamos encontrar un teléfono o alguien que nos ayude
—sugirió Emily, siempre optimista.

Con una mezcla de incertidumbre y esperanza, las chicas se
pusieron en marcha hacia el pueblo. Mientras se acercaban, el viento soplaba
entre los edificios vacíos, creando un ambiente espeluznante. Las ventanas
rotas y las puertas desgastadas mostraban signos de un pasado olvidado.

—Esto es un poco aterrador, ¿no crees? —dijo Jessica, temblando
ligeramente.

No te preocupes, Jess, estaremos bien juntas —respondió
Valentina, colocando su brazo alrededor de los hombros de su amiga.
Loading...

A medida que avanzaban por las calles polvorientas, un sonido
metálico retumbó en la distancia. Las chicas se detuvieron y se miraron entre
sí con cautela.

¿Escucharon eso? — Sophie preguntó, la más callada del grupo.

Asintieron con seriedad y continuaron su camino hacia el origen
del sonido. Llegaron a un antiguo almacén, cuya puerta estaba entreabierta. Con
mucho cuidado, empujaron la puerta y entraron, solo para encontrarse con una
escena desconcertante.

El interior estaba lleno de estanterías desordenadas y cajas
abandonadas. En el suelo, había un objeto caído: una pequeña caja de música que
había dejado escapar su melodía al abrirse.
Loading...
¿Quién dejaría esto aquí? — Laura preguntó, levantando la caja
con curiosidad.

Antes de que alguien pudiera responder, la música comenzó a sonar
nuevamente. Una melodía melancólica llenó el aire y envolvió a las chicas en
una extraña nostalgia. Pero entonces, la música se desvaneció y un silencio
sepulcral llenó el almacén.

Esto es realmente extraño. deberíamos irnos de aquí —sugirió
Emily, cada vez más inquieta.

Antes de que pudieran dar un solo paso, una puerta al final del
almacén se abrió de golpe, dejando entrar un rayo de luz. Las chicas se
quedaron boquiabiertas al descubrir una habitación secreta detrás.
Loading...
¿Quién dejaría esto aquí? — Laura preguntó, levantando la caja
con curiosidad.

Antes de que alguien pudiera responder, la música comenzó a sonar
nuevamente. Una melodía melancólica llenó el aire y envolvió a las chicas en
una extraña nostalgia. Pero entonces, la música se desvaneció y un silencio
sepulcral llenó el almacén.

Esto es realmente extraño. deberíamos irnos de aquí —sugirió
Emily, cada vez más inquieta.

Antes de que pudieran dar un solo paso, una puerta al final del
almacén se abrió de golpe, dejando entrar un rayo de luz. Las chicas se
quedaron boquiabiertas al descubrir una habitación secreta detrás.
El grupo se adentró en la sala y quedó asombrado por lo que
encontraron. En el centro de la habitación había un antiguo escritorio cubierto
de polvo y papeles amarillentos. En una esquina, una caja fuerte se alzaba
imponente

CAPÍTULO 2
En busca de respuestas en
las sombras

El corazón de las chicas latía con fuerza mientras se acercaban al
escritorio y examinaban los papeles esparcidos por encima. Eran viejas cartas y
documentos, algunas fechadas décadas atrás. Parecían una historia oculta detrás
del pueblo abandonado.

Con manos temblorosas, Valentina comenzó a leer una de las cartas
en voz alta. El papel crujió mientras sus ojos recorrían las líneas escritas
con tinta desvanecida.
CAPÍTULO 2
En busca de respuestas en
las sombras

El corazón de las chicas latía con fuerza mientras se acercaban al
escritorio y examinaban los papeles esparcidos por encima. Eran viejas cartas y
documentos, algunas fechadas décadas atrás. Parecían una historia oculta detrás
del pueblo abandonado.

Con manos temblorosas, Valentina comenzó a leer una de las cartas
en voz alta. El papel crujió mientras sus ojos recorrían las líneas escritas
con tinta desvanecida.

"—Querido amigo, te escribo para informarte que algo extraño
está sucediendo en nuestro amado pueblo. La gente ha desaparecido
misteriosamente y un sentimiento de inquietud se ha apoderado de nosotros. Te
ruego que investigues lo que está ocurriendo y encuentres una solución antes de
que sea demasiado tarde. Confio en ti para salvar a nuestra comunidad".

Las chicas se miraron unos a otros, sorprendidas por el contenido
de la carta. ¿Qué había ocurrido en aquel lugar? ¿Por qué el pueblo había sido
abandonado?

Decididas a desentrañar el misterio, continuaron buscando más
pistas.
Emily descubrió un diario debajo de un montón de papeles. Con manos
temblorosas, lo abrió y comenzó a leer las páginas llenas de secretos y
confesiones.

"—Estoy asustada. El pueblo se ha vuelto sombrío y desolado.
La gente está desapareciendo uno por uno. Hay algo siniestro acechando nuestras
calles por la noche. No sé a quién acudir ni qué hacer. Solo quiero que todo
vuelva a ser como antes ".

Las palabras del diario eran desgarradoras y revelaban el miedo
que había consumido al autor. A medida que avanzaban en su lectura, se dio
cuenta de que el diario pertenecía a una mujer llamada Elena, una residente del
pueblo que había luchado por desentrañar el enigma de las desapariciones.
Emily descubrió un diario debajo de un montón de papeles. Con manos
temblorosas, lo abrió y comenzó a leer las páginas llenas de secretos y
confesiones.

"—Estoy asustada. El pueblo se ha vuelto sombrío y desolado.
La gente está desapareciendo uno por uno. Hay algo siniestro acechando nuestras
calles por la noche. No sé a quién acudir ni qué hacer. Solo quiero que todo
vuelva a ser como antes ".

Las palabras del diario eran desgarradoras y revelaban el miedo
que había consumido al autor. A medida que avanzaban en su lectura, se dio
cuenta de que el diario pertenecía a una mujer llamada Elena, una residente del
pueblo que había luchado por desentrañar el enigma de las desapariciones.

Decididas a seguir los pasos de Elena, las chicas regresaron al
pueblo abandonado. Esta vez, no se sintieron asustadas, sino impulsadas por una
misión. Decidieron explorar cada rincón y descubrir la verdad detrás de los sucesos
inexplicables.

Con cada paso que daban, el pueblo les revelaba su oscuro pasado.
Encontraron más cartas, diarios y fotografías que arrojaron luz sobre los
acontecimientos que habían llevado a su abandono. Descubrieron que el pueblo
había sido víctima de una serie de desapariciones inexplicables, y los
residentes, llenos de temor, habían huido en busca de seguridad.

Mientras investigaban, las chicas se dieron cuenta de que el
enigma aún no se había resuelto por completo.
PrevNext