Book Creator

Abuelos en Acción

by Carola DURLACH

Cover

Loading...
Loading...
tapa
ÍNDICE

LA DEUDA PENDIENTE DEL CLUB HARRODS GATH Y CHAVES  Mía Franchini y su abuela Inés Chiesa  página 4

UN VIAJE INESPERADO Josefina Castiñeiras Bustamante Cano de Frers y su nieta Paulina Becerra  página 6

UN VERANO EN EL RÍO  Norma Michel y su nieta Azul Vassallo página 8

LA LUNA DE MIEL Santina Schojet y su abuela… página 10

SIN MÁS SORPRESAS Diana Rolandi y Federica Cicciari página 12

PROFESIÓN DISFRUTADA Beatriz Best y su nieta Constanza Barboza página 14

MARTA Y EL FLACO Ana Lykan y sus abuelos, Marta y Julio Tielens página 16

UNA TARDE DE VERANO Josefina Diaz Basso y Ana María Montero página 18

EL AMOR ES MÁS FUERTE Serena Harris, nieta de Salvador Aiello página 20



EL VIAJE DE MIS SUEÑOS Félix Aburgeily y su abuela, Cecilia Garcia Ruhstaller página 22

LOS PÁJAROS DEL AMOR Leila da Silva Pessanha y su nieto Daniel Pessanha Marinho página 24

UN SUSTO, UN ASALTO Y UN FANTASMA Lucila González Lenzi y su abuelo Norberto González página 26

LA CAPILLA DE LA LLORONA Francisco Adrogué y su abuela, Isabel Scaffino de Adrogué (Vita) página 28

UNA NOCHE ESPECIAL Guillermo Brudnick, abuelo de Benjamín Saubidet página 30

MI CARRERA COMO FUTBOLISTA DE INFERIORES Felipe Mastrogiacomo, nieto de Luis Mastrogiacomo página 32

LA RUTINA DE LA MAÑANA Felipe Cebey y Luis Tiagonce página 34

RECUERDOS DE MI JUVENTUD Mateo Alcácer Mackinlay, nieto de Grace Henson (nee Watson) página 36
ÍNDICE

LA DEUDA PENDIENTE DEL CLUB HARRODS GATH Y CHAVES  Mía Franchini y su abuela Inés Chiesa  página 4

UN VIAJE INESPERADO Josefina Castiñeiras Bustamante Cano de Frers y su nieta Paulina Becerra  página 6

UN VERANO EN EL RÍO  Norma Michel y su nieta Azul Vassallo página 8

LA LUNA DE MIEL Santina Schojet y su abuela… página 10

SIN MÁS SORPRESAS Diana Rolandi y Federica Cicciari página 12

PROFESIÓN DISFRUTADA Beatriz Best y su nieta Constanza Barboza página 14

MARTA Y EL FLACO Ana Lykan y sus abuelos, Marta y Julio Tielens página 16

UNA TARDE DE VERANO Josefina Diaz Basso y Ana María Montero página 18

EL AMOR ES MÁS FUERTE Serena Harris, nieta de Salvador Aiello página 20



EL VIAJE DE MIS SUEÑOS Félix Aburgeily y su abuela, Cecilia Garcia Ruhstaller página 22

LOS PÁJAROS DEL AMOR Leila da Silva Pessanha y su nieto Daniel Pessanha Marinho página 24

UN SUSTO, UN ASALTO Y UN FANTASMA Lucila González Lenzi y su abuelo Norberto González página 26

LA CAPILLA DE LA LLORONA Francisco Adrogué y su abuela, Isabel Scaffino de Adrogué (Vita) página 28

UNA NOCHE ESPECIAL Guillermo Brudnick, abuelo de Benjamín Saubidet página 30

MI CARRERA COMO FUTBOLISTA DE INFERIORES Felipe Mastrogiacomo, nieto de Luis Mastrogiacomo página 32

LA RUTINA DE LA MAÑANA Felipe Cebey y Luis Tiagonce página 34

RECUERDOS DE MI JUVENTUD Mateo Alcácer Mackinlay, nieto de Grace Henson (nee Watson) página 36
LA DEUDA PENDIENTE DEL CLUB HARRODS GATH Y CHAVES 
Mía Franchini y su abuela Inés Chiesa 

En la época de los 60, mi abuela Inés tenía alrededor de 12 años. Ella tenía 2 primas con las cuales era muy cercana y pasaban todas las tardes de verano juntas. La mayoría de las veces que se veían, pasaban el día en el club Harrods Gath y Chaves que quedaba atrás de Belgrano. Su mamá, Olinda, siempre le daba la plata necesaria para que pueda gastarla en el kiosko del club. Al igual que sus primas, Silvia e Irene, compraba un alfajor, una gaseosa y un helado. 

En el transcurso del día, disfrutaban de las actividades que el club brindaba, nadaban en la pileta, jugaban al tenis y de vez en cuando jugaban al pádel. A medida que pasaba la tarde, gastaban la plata en la comida. Mi abuela siempre terminaba el alfajor, la gaseosa y el helado antes que sus primas.  Silvia e Irene siempre guardaban la plata del helado para comprárselo al heladero a la salida del club cuando decidían regresar a sus casas. Inés, como tenía más hambre y porque los helados eran deliciosamente ricos como una caricia en el paladar, se compraba un helado más y le decía al heladero que al día siguiente le traería la plata que le debía. Así, pasaron tres días, en los cuales mi abuela le llegó a deber tres helados. Olinda nunca se enteró de la plata que Inés le debía al heladero porque se iba a enojar. Entonces, cuando volvían al club al día siguiente, mi abuela obligaba a sus primas a entrar por la puerta de atrás del Harrods Gath y Chaves para poder evitar al heladero.

Tenían que dar toda la vuelta a la cuadra para ingresar por la cancha de golf y pedirle a unos empleados que les abrieran la puerta trasera. Todo esto para que mi abuela no tenga que cruzarse al heladero y pagarle su inmensa deuda de los helados deliciosos.
LA DEUDA PENDIENTE DEL CLUB HARRODS GATH Y CHAVES 
Mía Franchini y su abuela Inés Chiesa 

En la época de los 60, mi abuela Inés tenía alrededor de 12 años. Ella tenía 2 primas con las cuales era muy cercana y pasaban todas las tardes de verano juntas. La mayoría de las veces que se veían, pasaban el día en el club Harrods Gath y Chaves que quedaba atrás de Belgrano. Su mamá, Olinda, siempre le daba la plata necesaria para que pueda gastarla en el kiosko del club. Al igual que sus primas, Silvia e Irene, compraba un alfajor, una gaseosa y un helado. 

En el transcurso del día, disfrutaban de las actividades que el club brindaba, nadaban en la pileta, jugaban al tenis y de vez en cuando jugaban al pádel. A medida que pasaba la tarde, gastaban la plata en la comida. Mi abuela siempre terminaba el alfajor, la gaseosa y el helado antes que sus primas.  Silvia e Irene siempre guardaban la plata del helado para comprárselo al heladero a la salida del club cuando decidían regresar a sus casas. Inés, como tenía más hambre y porque los helados eran deliciosamente ricos como una caricia en el paladar, se compraba un helado más y le decía al heladero que al día siguiente le traería la plata que le debía. Así, pasaron tres días, en los cuales mi abuela le llegó a deber tres helados. Olinda nunca se enteró de la plata que Inés le debía al heladero porque se iba a enojar. Entonces, cuando volvían al club al día siguiente, mi abuela obligaba a sus primas a entrar por la puerta de atrás del Harrods Gath y Chaves para poder evitar al heladero.

Tenían que dar toda la vuelta a la cuadra para ingresar por la cancha de golf y pedirle a unos empleados que les abrieran la puerta trasera. Todo esto para que mi abuela no tenga que cruzarse al heladero y pagarle su inmensa deuda de los helados deliciosos.
UN VIAJE INESPERADO
Josefina Castiñeiras Bustamante Cano de Frers y su nieta Paulina Becerra 

Hace muchísimos años atrás, cuando mi abuela no se había casado aún y estaba de novia con mi abuelo, se fueron de viaje a Brasil. Juntos pasaron unas hermosísimas vacaciones donde lograron conocerse y enamorarse cada vez más. Ellos hacían todo juntos a la par. 
Al llegar al hotel en Río de Janeiro, descansaron y durmieron la siesta más larga de sus vidas. Luego, al despertarse, juntos se fugaron hacia la playa, donde pasaron toda la mañana mirando al horizonte. 
 De pronto, cuando regresaron, se dieron cuenta de que no tenían suficiente comida para almorzar. Por lo tanto, decidieron ir juntos en busca de algún manjar.
Al poco tiempo, arribaron al destino, un almacén que parecía de una avenida cerca del mar por lo que los vidrios del coche se encontraban muy empañados. Él embarcó al almacén dejando a mi abuela en soledad, al mando del coche. Ella continuó el viaje en busca de un estacionamiento y mientras daba vueltas y vueltas a la rotonda, encontró el lugar perfecto. Era un lugar con sombra, ideal para el día soleado en el que se encontraban. En el mismo momento que decidió hacer marcha atrás para posicionar el coche, se escuchó un trastazo como si se hubiera golpeado algo gigante. Algo se había estrellado pero mi abuela no sabía qué podía llegar a ser. Al estar todas las ventanillas del coche empañadas, ella no llegó a distinguir lo que había pasado. Por lo tanto, no le prestó mucha atención y se quedó quieta esperando a mi abuelo que simultáneamente regresaba del almacén. Ella se cambió al lugar de acompañante mientras que mi abuelo subía al volante. Él subió, y arrancó el coche el cual anduvo perfectamente. 
Al día siguiente, cuando se juntaron para tomar el desayuno, él se dirigió a mi abuela diciendo de forma extraña:  
-“No sabes lo que me ha pasado… cuando fui a comprar el desayuno, me di cuenta de que el coche tiene un bollo rarísimo que no entiendo cómo se ha podido hacer…”-
En ese momento, mi abuela comprendió que  el ruido seco del día anterior, había sido  el choque del auto contra un árbol. El paragolpes padecía de un agujero redondo con forma de U. La mujer comenzó a disimular su rostro con una expresión de asombro, sin decir ni una palabra. Comenzó a charlar acerca de otros temas de conversación, evitando el problema del auto. 
Luego de unos días, ya de vuelta en Buenos Aires, mi abuela avergonzada de lo ocurrido, confesó el crimen cometido y le explicó que no logró ver el árbol y por lo tanto, lo atropelló. Ambos se descostillaron de la risa, recordando este momento hasta el día de hoy.
PrevNext